Domingo 18º Tiempo Ordinario, año B (5 agosto, Sta Mª Mayor)

De corazón a corazón: Ex 16, 2-4.12-15 (El maná: “Éste es el pan que os da el Señor”); Ef 4,17.20-24 (“Renovaos en vuestro espíritu… revestíos del hombre nuevo”); Jn 6,24-35 (“Yo soy el pan de vida, el que cree en mí no tendrá más hambre, el que viene a mí no tendrá más sed”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús sigue hablando al corazón, aquí y ahora: “Yo soy el pan de vida”. Sólo él da sentido a la vida. Sin él, hambreamos y buscamos sucedáneos que nunca llenan el corazón. Vivir en él supone ir dejando lo que no es él. Se deja todo en el sentido de usarlo todo de modo adecuado, porque todos los dones de Dios son para compartir. Creer en Jesús es adherirse personalmente a él, conocerle amando, “revestirse” de él, pensar, sentir, valorar, amar y vivir como él. “El santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. Sin perder el realismo, ilumina a los demás con un espíritu positivo y esperanzado” (Gaudete et exsultate, n.122).

*Dejarse sorprender para hacer de la vida un “sí” como la Madre de Jesús: “Madre nuestra, enséñanos a creer, esperar y amar contigo. Indícanos el camino hacia su reino. Estrella del mar, brilla sobre nosotros y guíanos en nuestro camino” (Benedicto XVI, Spe Salvi, n.50)Para Santa María Mayor (Virgen de las Nieves): ver Año Litúrgico (María)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.