Lunes semana 27ª Tiempo Ordinario (8 octubre 2018)

De Corazón a corazón: Gal 1,6-12 (“El evangelio … lo recibí por revelación de Jesucristo”); Lc 10,25-37 (“¿Quién es mi prójimo?”… -el buen samaritano-… “Haz tú lo mismo”)

Contemplación, vivencia, misión: Sólo en sintonía con el corazón de Cristo, se comprende su mensaje de actitud filial para con Dios y de amor fraterno para con todos. “¿Mi prójimo?” es toda persona que se cruza en mi camino. Y en un mundo “global” esto ocurre a cada instante. Es el mismo Jesús que vive en el corazón de todo ser humano, como llamando a la puerta para entrar y poderse sentir en su casa. “Si no le permites que él alimente el calor de su amor y de su ternura, no tendrás fuego, y así ¿cómo podrás inflamar el corazón de los demás con tu testimonio y tus palabras?” (Gaudete et exsultate, n.151).

*Dejarse sorprender para hacer de la vida un “sí” como la Madre de Jesús: María vivió y transmitió el gozo salvífico (que es don del Espíritu Santo) a su prima Santa Isabel y al Precursor. Ésta sigue siendo su misión materna y universal. De ella se aprende a mirar a los demás con la misma mirada de Jesús.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.