Viernes semana 27ª Tiempo Ordinario (12 octubre, Virgen del Pilar)

De Corazón a corazón: Gal 3,7-14 “El justo vivirá por la fe… En Cristo Jesús recibimos el Espíritu de la promesa”); Lc 11,15-26 (“El que no recoge conmigo, desparrama”)

Contemplación, vivencia, misión: No vale la pena pasar la vida disipando sombras pasajeras. Lo que más importa es orientar la vida hacia una donación de amor, que nunca pasa, porque el amor está anclado en Dios. “El centro de una vida feliz, de una vida verdadera, es la amistad con Jesús el Señor… la meta de nuestra vida” (Benedicto XVI, 7.10.10). El trabajo y la convivencia valen según este baremo de autenticidad: la verdad en la donación.

*Dejarse sorprender para hacer de la vida un “sí” como la Madre de Jesús: La “fe” en Cristo significa adhesión a su persona y a su mensaje, pidiendo con confianza (cfr. Jn 2,3-5) y meditando su palaba “en el corazón” (Lc 2,19.51), como hacía su Madre. “La súplica es expresión del corazón que confía en Dios, que sabe que solo no puede” (Gaudete et exsultate, n.154).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.