EL ENCUENTRO CON CRISTO SEGÚN SAN JUAN

Un nuevo y permanente Adviento de Cristo para toda la humanidad:

“El misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado… El Hijo de Dios con su encarnación se ha unido, en cierto modo, con todo hombre” (Gaudium et Spes 22; cfr. Jn 1,14)

Encuentro (sorpresa), relación (amistad), seguimiento (compartir), comunión fraterna,  misión (testigos del encuentro):

“El Verbo se hizo carne … Hemos contemplado su gloria” (Jn 1,14)
“Estuvieron con él, hemos encontrado a Jesús” (Jn 1,35-51)
“¿A quién iremos?” (Jn 6,68). “Habéis estado conmigo desde el principio” (Jn 15,27)

Diversos encuentros: Nicodemo, samaritana, paralítico, muchedumbre, Cafarnaún (panes y Eucaristía), oyentes, pecadora, ciego de nacimiento, Betania, etc.
Reclinando la cabeza sobre el pecho de Jesús (Jn 13,25)
Junto a la cruz con “la Madre de Jesús”, “mirar al que traspasaron” (Jn 19,25ss)
En el sepulcro vacío (“vio y creyó”) (Jn 20,8)
Jesús resucitado sigue presente: Magdalena, discípulos, junto al lago, hoy

Resonancia en su primera carta:

“Os anunciamos lo que hemos visto y oído” (1Jn 1,1ss).
“Hemos conocido el amor” (1Jn 4,16)

Llamadas de Juan en el Apocalipsis

“El alfa y omega, principio y fin” (Apo 1,8). “Has perdido el primer amor” (Apo 2,4)
“Estoy a la puerta y llamo” (Apo 3,20).
“Vengo pronto… Ven, Señor Jesús” (Apo 22,7.20)

Relectura comprometida (dones para compartir, según los testigos del encuentro):

El cristianismo empieza con un “encuentro”, al que todos están llamados
Conocimiento de Cristo vivido personalmente
La historia se construye amando en la verdad de la donación
Hoy se nos pide nuestra experiencia de Dios, nuestra propia experiencia de Jesús
Experimentar la presencia de Cristo: “Soy yo” (Jn 6,20; cfr. Hech 18,10)
No sentirse nunca solo, no dudar de su amor. No anteponer nada a su amor, reaccionar amando
Me espera en mi realidad pobre y limitada (donde resuena su Palabra y donde se inserta él como pan de vida – eucaristía): experiencia de su amor misericordioso
Encontrarle “en medio” de los hermanos (su “Iglesia”), “como yo os he amado”
En el “silencio” resuena la Palabra, meditando en el corazón como María
En la “ausencia” se encuentra una nueva presencia (“Emmanuel”)
El evangelio sigue aconteciendo en la historia; falta mi página (todavía en blanco)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.