Jueves semana 1ª Adviento (6 diciembre S. Nicolás)

De Corazón a corazón: Is 26,1-6 ("Abrid las puertas… Confiad en el Señor… porque en el Señor tenéis una roca eterna"); Mt 7,21.24-27 ("El que oiga mis palabras y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca").

Contemplación, vivencia, misión: El único punto de apoyo del corazón humano es la fuente de donde proviene: Dios Amor, “Roca eterna” (Is 26,4). Nuestro punto de referencia, nuestro apoyo, nuestra "roca" firme, es Dios hecho hombre, Jesús de Nazaret. Edificar sobre otros valores y preferencias, es perderse en el vacío y hundirse en arenas movedizas. Las palabras de Jesús, leídas con el corazón abierto, son las únicas que desvelan a "alguien" que nos lleva en su corazón como partícipes de su misma vida. La vida del Señor (que es nuestra biografía) es siempre un “sí, Padre” (Lc 10,21), desde la encarnación (cfr. Heb 10,5-7) hasta la cruz: “Padre, me pongo en tus manos” (Lc 23,46)). Por esto quiso el “sí” de María (Lc 1,38), que es también el nuestro.

*Creer, esperar y amar, de camino con la Madre de Jesús: El Señor proclamó felices a quienes escuchan su palabra y la ponen práctica (cfr. Lc 8,21; 11,28) . De este modo, "Jesús muestra la verdadera grandeza de María, abriendo así también para todos nosotros la posibilidad de esa bienaventuranza que nace de la Palabra acogida y puesta en práctica" (Benedicto XVI, Verbum Domini, n.124).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.