Martes semana quinta Tiempo Ordinario (12 febrero 2019)

De Corazón a corazón: Gen 1,20-2,4 (“Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra”); Mc 7,1-13 (“Su corazón está lejos de mí”)

Contemplación, vivencia, misión: El proyecto de Dios sobre el ser humano consiste en que éste se realice amando, en la verdad de la donación, a imagen de Dios Amor. El ser humano “vale más por lo que es que por lo que tiene” (GS 35). Cargos, cualidades y bienes, sólo valen ante Dios según el peso del amor. El ser humano (como el ser de los ángeles) es la única creatura que Dios ama por sí misma, porque está llamada a ser reflejo suyo. Todo nos habla de Dios Amor, pero el ser humano es una historia de un amor eterno. Ser reflejo de este amor hacia toda la humanidad y hacia toda la creación, es la razón de ser del hombre y de la mujer. Construirse de otro modo, sería construirse al revés, un absurdo.

*Creer, esperar y amar, dejarse sorprender como la Madre de Jesús: Dios quiere entablar con el hombre un “diálogo nupcial” (Verbum Domini, n.123), de corazón a corazón, y encontrar en todos sus hijos el “sí” gozoso que encontró en María, “Madre del Verbo, Madre de la alegría” (ibídem, n.124).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.