Jueves semana 1ª de Cuaresma (14 marzo 2019)

De Corazón a corazón: Est 14,1.3-5.12-14 ("Señor, no tengo otro socorro que tú"); Mt 7,7-12 ("Pedid… buscad… llamad… ¡Cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan")

Contemplación, vivencia, misión: En la "soledad", experimentada con dolor de enamorado, se encuentra una nueva presencia de Dios. "La oración cristiana debe ir más lejos: hacia el encuentro del amor del Señor Jesús, a la unión con él" (Catecismo I.C., 2708). "El corazón es el lugar de la búsqueda y del encuentro, en la pobreza y en la fe" (ibídem, 2710). La oración es una experiencia de una soledad llena de Dios. El Señor está más cerca cuando parece más lejano y que calla. Sin Él, todo es un vacío y una soledad que nada ni nadie puede llenar. Pero Él comprende a sus hijos, porque nos ve en el Hijo.

*Dejarse sorprender para discernir como la Madre de Jesús: La oración de María es de "búsqueda dolorosa" de Jesús (Lc 2,48) y de "petición" confiada (Jn 2,3), como llamada y sintonía de "corazón" a "corazón" (Mt 11,29; Lc 2,19-51). “María tendría, sin duda, una misión difícil, pero las dificultades no eran una razón para decir «no»” (Papa Francisco, JMJ 26 enero 2019). El camino de Cuaresma es camino "pascual" del corazón, para abrirse al Amor.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.