Sábado semana 1ª de Cuaresma (16 marzo 2019)

De Corazón a corazón: Deut 26,16-19 ("Tu Dios te manda hoy cumplir estos preceptos… de corazón"); Mt 5,43-48 ("Amad… sed perfectos como vuestro Padre celestial")

Contemplación, vivencia, misión: La vida es hermosa cuando se hace donación imitando el amor de Dios que nos da “sus” creaturas como preparación para una donación de Él mismo. Sólo Dios es Amor y el amor viene de Él. La vida cristiana se desarrolla amando como Jesús. Todo puede convertirse en donación, porque todo es don del amor de Dios. La ley del amor sólo se puede practicar con todo el corazón y, por tanto, de corazón a corazón, aprendiendo del mismo Jesús a amar al Padre (en el Espíritu Santo) y a los hermanos, desde su mismo Corazón. La perfección consiste en amar al estilo de Dios, ser “misericordiosos” como él (cfr. Lc 6,36). Este modo de amar sólo es posible si Cristo vive en nosotros.

*Dejarse sorprender para discernir como la Madre de Jesús: “Bienaventurados” quienes, por escuchar la Palabra de Dios en el corazón, como María, se dejan modelar por el amor. “Ella no solo creyó en Dios y en sus promesas como algo posible, le creyó a Dios y se animó a decir «sí» para participar en este ahora del Señor. Sintió que tenía una misión, se enamoró y eso lo decidió todo” (Papa Francisco JMJ 27 enero 2019).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.