Jueves semana quinta de Pascua (23 mayo 2019)

De Corazón a corazón: Hech 15,7-21 ("Comunicándoles el Espíritu como a nosotros… Creemos que nos salvamos por la gracia del Señor Jesús"); Jn 15,9-11 ("Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor")

Contemplación, vivencia, misión: Es la declaración de amor más solemne del evangelio: "Como mi Padre me amó… yo también os he amado". La consecuencia será una amistad hasta "dar la vida". Pero esta declaración de amor pide y hace posible nuestra respuesta. Quien vive de esta amistad sabe que es la salvación ofrecida por el Señor a toda la humanidad, hasta hacer de toda la humanidad la familia "convocada" ("ecclesia", Iglesia) de Jesús. Este amor entrañable de Jesús se capta sólo dejándole que viva en nostros para amar a los demás con su mismo amor.

“Y yo pregunto a cada uno de ustedes. ¿Se sienten portadores de una promesa? ¿Qué promesa tengo en el corazón para llevar adelante?” (Christus vivit, n.44).

*Dejarse sorprender para discernir como la Madre de Jesús: Aquel amor de Jesús a sus "amigos" y "hermanos", se refleja en el amor de su Madre hacia todos nosotros: "Todos los que somos hermanos de Jesucristo… somos hijos de la Virgen" (S. Juan de Ávila, Sermón 62). Quien ama a la Virgen, ama a la Iglesia tal como es.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.