Miércoles semana 10ª Tiempo Ordinario (12 junio 2019)

De Corazón a corazón: 2Cor 3,4-11 ("Nuestra capacidad viene de Dios"); Mt 5,17-19 (“No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento”)

Contemplación, vivencia, misión: Podemos y debemos seguir caminando y superar las dificultades de la vida. Pero transformarlo todo en amor de donación, sólo es posible unidos al Señor. “El amor viene de Dios” (1Jn 4,7). Al abrir los ojos ante la creación y la historia, se pueden encontrar siempre muchas gotitas que salpican de la “fuente” y muchas “semillas del Verbo”. Con Jesús, todas estas gotitas y esas semillas, remiten a una plenitud fontal: Dios Amor. Él personifica las “bienaventguranzas” y ha venido para renovar toda la creación y toda la historia, amando y perdonando. La “Iglesia” (comunidad familiar de Jesús) es auténtica cuando es el rostro de Jesús. Entonces sabe testimoniar y anunciar el evangelio de Jesús.

*Dejarse sorprender para discernir como la Madre de Jesús: Son pocos los que saben integrar los valores de los demás sembrando la concordia, sin relativismo ni sincretismos, ayudando a purificar y abrirse del todo al Amor. Es cuestión de vivir en Cristo y amar como él. Con María, se aprende a mirar a los demás (también a los “pastores” de Belén y “magos” de Oriente), encuadrándolos en el designio de Dios Amor en Cristo, “su misericordia de generación en generación” (Lc 2,50).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.