Viernes semana 10ª Tiempo Odinario (14 junio 2019)

De Corazón a corazón: 2Cor 4,7-15 ("Tenemos este tesoro en vasos de barro… atribulados en todo… para que la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo"); Mt 5,27-32 ("Yo os digo… si tu mano derecha es ocasión de escándalo, córtala")

Contemplación, vivencia, misión: Jesús es exigente porque pide a partir de su amor de totalidad y hace posible nuestra respuesta de totalidad. El problema de nuestra “debilidad” (el tesoro “en vasos de barro”) no es principalmente la falta de luz y de fuerza, sino nuestras preferencias por encima del proyecto que Dios tiene sobre nosotros. Por esto, con su ayuda, hay que tender a no anteponer nada a su amor, siendo intransigentes con todo aquello que intente ocupar el puesto de Jesús en el corazón. “Niéguese a sí mismo … sígame” (Mt 16,24), se puede traducir en la práctica: “diréis que me he perdido, que, andando enamorada, me hice perdidiza y fui ganada” (San Juan de la Cruz). Pero eso ya no se estila en el “mercado” (o teatro) del mundo.

*Dejarse sorprender para discernir como la Madre de Jesús: Decir un “sí” de totalidad como María, es posible cuando nos dejamos sorprender por Dios Amor. El “sí” de María fue en nombre nuestro y estamos llamados a actualizarlo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.