Jueves semana 12ª Tiepo Ordinario (27 junio 2019)

De Corazón a corazón: Gen 16,1-16 (Agar da a luz a Ismael); Mt 7,21-29 ("El que haga la voluntad de mi Padre… es casa fundada sobre roca… Enseñaba como quien tiene autoridad")

Contemplación, vivencia, misión: No hay otro fundamento ni otro centro de la creación y de la historia, que el mismo Jesús. Él es la "buena nueva", el "Salvador del mundo". ¿Para qué apoyarse en arenas movedizas? "Todo se apoya en él" (Col 1,17). Pero Él no quita nada de lo que es auténtico y nos da su Todo. En todos los corazones y en todas las culturas, Dios ha sembrado "semillas del Verbo", que es su "Palabra" personal y definitiva. Las palabras de Jesús llegan al fondo del corazón, porque las pronuncia quien nos ama hasta darse a sí mismo. La vida que no se inspire en la Palabra de Dios, puesta en práctica, es una casa sin fundamento firme. El fundamento es el mismo Cristo viviendo en el centro del corazón.

*Dejarse sorprender para discernir como la Madre de Jesús: María escuchó de Simeón que Jesús era "la salvación… de todos los pueblos… luz para iluminar a los gentiles" (Lc 2,30-32). Jesús es la “buena semilla” sembrada en “tierra buena”, en un “corazón bueno”. Así guardó María la Palabra de Dios en su corazón. Ahí ya no encuentra lugar la envidia, la autosuficiencia, la soberbia (y tenemos tanta…).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.