Martes semana segunda Tiempo Ordinario (21 enero, Sta Inés)

De Corazón a corazón: 1Sam 16,1-13 (Samuel unge a David como rey); Mc 2,23-28 ("El Hijo del hombre es también señor del sábado")

Contemplación, vivencia, misión: Jesús va más allá de unas normas legítimas, a veces mal interpretadas. La persona humana vale más que todas las normas. La norma que da sentido a todas las normas es el amor a Dios y a los hermanos. No se pueden cumplir las normas para fastidiar a los demás que piensan de otro modo. Pero quien ama de verdad, ama también las normas como medios de entrega a Dios y de convivencia fraterna. Las normas del caminar humano y eclesial son sólo medios; lo importante es amar. Jesús es el Señor de la historia y de todas las normas. Quien ama como él, cumple mucho más y mucho mejor que lo establecido por las normas. No hay lugar para la angustia ni para la dejadez. “Todo es gracia”. Los privilegios de Saúl se le acabaron cuando impuso sus propias preferencias a las normas del Señor.

*Discípulos de la Palabra con la Madre de Jesús: Dios elige a los pequeños y despreciados, a los olvidados y marginados, pero éstos deben ser siempre aprendices de la humildad y de la caridad en la verdad. El “Magníficat” de “la sierva del Señor” sigue siendo la pauta diaria del agradecimiento y de la humildad. “Dios siempre ha pensado en ella y la ha querido, en su plan inescrutable, como una criatura llena de gracia, es decir, llena de su amor” (Papa Francisco, 8 diciembre 2019).

Los comentarios están cerrados.