Domingo 24º Tiempo Ordinario, Año A (13 septiembre, S. Juan Crisóstomo)

De Corazón a corazón: Sir 27.30; 28,1-9 (“Perdona la injuria a tu prójimo… te serán perdonados tus pecados”); Rom 14,7-9 (“Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos… somos suyos”); Mt 18,21-35 (“Debías haberte compadecido de tu hermano, como yo me compadecí de ti”)

Contemplación, vivencia, misión: Perdonar es el gesto más típicamente cristiano, aunque no es tan frecuente verlo practicado en los roces y discrepancias. La propia experiencia de la misericordia de Dios es el punto de apoyo y de referencia, para descubrir con dolor fraterno, que quienes nos ofenden se hacen una herida ellos mismos: “Debes olvidar la ofensa que has recibido, pero no la herida de tu hermano” (San Agustín). Perdonar es un acto de agradecimiento por la misericordia divina recibida y un acto de caridad hacia el hermano herido. Si nuestra vida no es destello de la vida de Jesús misericordioso, pierde su sentido y orientación, y de cristianismo no quedaría ni rastro.

*Discípulos de la Palabra con la Madre de Jesús: Ella experimentó más que nadie y de un modo peculiar la misericordia divina, como canta en el Magníficat. Ella entiende y contagia las bienaventuranzas: “Sed misericordiosos (con ternura materna) como vuestro Padre” (Lc 6,36).

Los comentarios están cerrados.