Archivo de la categoría: Año de la Fe

LUMEN FIDEI (encíclica de Papa Francisco, Resumen cap.II)

CAPÍTULO SEGUNDO.  SI NO CREÉIS, NO COMPRENDERÉIS
Fe y verdad
23 Si no creéis, no comprenderéis (cf. Is 7,9)…
24 … La fe, sin verdad, no salva, no da seguridad a nuestros pasos. Se queda en una bella fábula, proyección de nuestros deseos de felicidad, algo que nos satisface únicamente en la medida en que queramos hacernos una ilusión. Gracias a su unión intrínseca con la verdad, la fe es capaz de ofrecer una luz nueva…
Amor y conocimiento de la verdad
26 … « Con el corazón se cree » (Rm 10,10) …
27 … Si el amor necesita la verdad, también la verdad tiene necesidad del amor … Quien ama comprende que el amor es experiencia de verdad, que él mismo abre nuestros ojos para ver toda la realidad de modo nuevo, en unión con la persona amada
La fe como escucha y visión
30 … Para el cuarto Evangelio, creer es escuchar y, al mismo tiempo, ver. La escucha de la fe tiene las mismas características que el conocimiento propio del amor: es una escucha personal, que distingue la voz y reconoce la del Buen Pastor (cf. Jn 10,3-5); una escucha que requiere seguimiento, como en el caso de los primeros discípulos, que « oyeron sus palabras y siguieron a Jesús » (Jn 1,37) … La verdad que la fe nos desvela está centrada en el encuentro con Cristo, en la contemplación de su vida, en la percepción de su presencia.
31 … Con su encarnación, con su venida entre nosotros, Jesús nos ha tocado y, a través de los sacramentos, también hoy nos toca; de este modo, transformando nuestro corazón, nos ha permitido y nos sigue permitiendo reconocerlo y confesarlo como Hijo de Dios.
Diálogo entre fe y razón
32  La fe cristiana, en cuanto anuncia la verdad del amor total de Dios y abre a la fuerza de este amor, llega al centro más profundo de la experiencia del hombre, que viene a la luz gracias al amor, y está llamado a amar para permanecer en la luz … Cuando encontramos la luz plena del amor de Jesús, nos damos cuenta de que en cualquier amor nuestro hay ya un tenue reflejo de aquella luz y percibimos cuál es su meta última …
Fe y búsqueda de Dios
35  La luz de la fe en Jesús ilumina también el camino de todos los que buscan a Dios, y constituye la aportación propia del cristianismo al diálogo con los seguidores de las diversas religiones… Dios es luminoso, y se deja encontrar por aquellos que lo buscan con sincero corazón.
Fe y teología
36 Al tratarse de una luz, la fe nos invita a adentrarnos en ella, a explorar cada vez más los horizontes que ilumina, para conocer mejor lo que amamos. De este deseo nace la teología cristiana. Por tanto, la teología es imposible sin la fe y forma parte del movimiento mismo de la fe, que busca la inteligencia más profunda de la autorrevelación de Dios, cuyo culmen es el misterio de Cristo.
Además, la teología participa en la forma eclesial de la fe; su luz es la luz del sujeto creyente que es la Iglesia. Esto requiere, por una parte, que la teología esté al servicio de la fe de los cristianos, se ocupe humildemente de custodiar y profundizar la fe de todos, especialmente la de los sencillos.
 

LUMEN FIDEI (encíclica de Papa Francisco, Resumen cap. I)

(Introducción)  1… « Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas » (Jn 12,46) …
Una luz por descubrir
4 … la característica propia de la luz de la fe es la capacidad de iluminar toda la existencia del hombre … La fe nace del encuentro con el Dios vivo, que nos llama y nos revela su amor, un amor que nos precede y en el que nos podemos apoyar para estar seguros y construir la vida …
7 … En la fe, don de Dios, virtud sobrenatural infusa por él, reconocemos que se nos ha dado un gran Amor, que se nos ha dirigido una Palabra buena, y que, si acogemos esta Palabra, que es Jesucristo, Palabra encarnada, el Espíritu Santo nos transforma, ilumina nuestro camino hacia el futuro, y da alas a nuestra esperanza para recorrerlo con alegría.
CAPÍTULO PRIMERO. HEMOS CREÍDO EN EL AMOR (cf. 1 Jn 4,16)
Abrahán, nuestro padre en la fe
8 La fe nos abre el camino y acompaña nuestros pasos a lo largo de la historia … La fe está vinculada a la escucha. Abrahán no ve a Dios, pero oye su voz. De este modo la fe adquiere un carácter personal… La fe es la respuesta a una Palabra que interpela personalmente, a un Tú que nos llama por nuestro nombre.
La fe de Israel
12 … El amor divino se describe con los rasgos de un padre que lleva de la mano a su hijo por el camino (cf. Dt 1,31) … su intervención para liberar y guiar al pueblo (cf. Dt 26,5-11) … Aprendemos así que la luz de la fe está vinculada al relato concreto de la vida, al recuerdo agradecido de los beneficios de Dios y al cumplimiento progresivo de sus promesas …
13 … La fe, por su propia naturaleza, requiere renunciar a la posesión inmediata que parece ofrecer la visión, es una invitación a abrirse a la fuente de la luz, respetando el misterio propio de un Rostro, que quiere revelarse personalmente y en el momento oportuno …
La plenitud de la fe cristiana
15… La fe cristiana está centrada en Cristo, es confesar que Jesús es el Señor, y Dios lo ha resucitado de entre los muertos (cf. Rm 10,9) … La Palabra que Dios nos dirige en Jesús no es una más entre otras, sino su Palabra eterna (cf. Hb 1,1-2) …. « Hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él » (1 Jn 4,16).La fe reconoce el amor de Dios manifestado en Jesús como el fundamento sobre el que se asienta la realidad y su destino último.
18 … La fe cristiana es fe en la encarnación del Verbo y en su resurrección en la carne; es fe en un Dios que se ha hecho tan cercano, que ha entrado en nuestra historia.
La salvación mediante la fe
19 … El que cree, aceptando el don de la fe, es transformado en una creatura nueva, recibe un nuevo ser, un ser filial que se hace hijo en el Hijo.
« Abbá, Padre », es la palabra más característica de la experiencia de Jesús, que se convierte en el núcleo de la experiencia cristiana (cf. Rm 8,15).
21 … El creyente es transformado por el Amor, al que se abre por la fe, y al abrirse a este Amor que se le ofrece, su existencia se dilata más allá de sí mismo.
La forma eclesial de la fe
22 De este modo, la existencia creyente se convierte en existencia eclesial … La fe tiene una configuración necesariamente eclesial, se confiesa dentro del cuerpo de Cristo, como comunión real de los creyentes.
 

PAPA FRANCISCO, LUCES EN EL CAMINO DE LA FE (Vº)

“El Dios vivo nos hace libres. Digamos sí al amor y no al egoísmo, digamos sí a la vida y no a la muerte, digamos sí a la libertad y no a la esclavitud de tantos ídolos de nuestro tiempo; en una palabra, digamos sí a Dios, que es amor, vida y libertad, y nunca defrauda” (Papa Francisco,  homilía,16 junio 2013)

“Sólo la fe en el Dios vivo nos salva; en el Dios que en Jesucristo nos ha dado su vida con el don del Espíritu Santo y nos hace vivir como verdaderos hijos de Dios por su misericordia. Esta fe nos hace libres y felices” (Papa Francisco, homilía,16 junio 2013)

“La fe nos dice que sólo un corazón nuevo, regenerado por Dios, crea un mundo nuevo” (Papa Francisco, 17 junio 2013)

“Por lo tanto, no nos dejemos vencer por el desaliento ni por las dificultades que encontramos cuando hablamos de Jesús y el Evangelio. ¡No pensemos que la fe en nuestra ciudad no tiene futuro!” (Papa Francisco, 17 junio 2013)

“¿Qué significa « perder la vida por la causa de Jesús»? Esto puede suceder de dos maneras: ya sea explícitamente confesando la fe, o defendiendo implícitamente la verdad…  Pensemos en la cantidad de papás y mamás que cada día ponen en práctica su fe… Cuántos sacerdotes, religiosos y religiosas… Cuántos jóvenes renuncian a sus propios intereses?. ¡Estos también son mártires… e la vida cotidiana! Y luego hay tanta gente, cristianos y no cristianos, que «pierden la propia vida » por la verdad. Y Cristo dijo: «Yo soy la verdad» por lo tanto, quien sirve a la verdad sirve a Cristo” (Papa Francisco, Ángelus 23 junio 2013)

“Nosotros podemos repetir hoy lo mismo que Pablo VI: la Iglesia es servidora del hombre, la Iglesia cree en Cristo que ha venido en carne humana y por esto sirve al hombre, ama al hombre, cree en el hombre” (Papa Francisco, Discurso 22 junio 2013)

(SIGUIRÁ)