Archivo de la categoría: Liturgia

Jueves semana 28ª Tiempo Ordinario (17 octubre S.Ignacio de Antioquía)

De Corazón a corazón: Rom 3,21-30 ("Todos pecaron.. y son justificados por el don de su gracia, en virtud de la redención realizada en Cristo Jesús"); Lc 11,47-54 ("Les enviaré profetas y apóstoles… y a algunos los matarán")

Contemplación, vivencia, misión: La “religión” sin relación personal (filial) con Dios, es puro formulismo, capaz de hacer añicos el proyecto de Dios sobre la humanidad. Los “crímenes” también se han cometido en nombre de esa “religión” inauténtica. Cuando uno, como Pablo, ha experimentado el amor misericordioso y gratuito de Dios, es capaz de contagiar a todos del amor a Cristo, el único amigo con quien se puede contar en todo y del todo. Pero este anuncio auténtico del Evangelio comporta el riesgo de ser descartado y convertirse en “testigo” (“mártir”). San Ignacio deseaba ser trigo molido, para convertirse en “pan de Cristo” (“pan partido”) para todos.

*Somos Iglesia misionera y madre como María: A la Santísima Virgen le profetizaron una “espada”. Su vida consistiría en correr la misma suerte de Jesús. El dolor de esta espada forma parte de su maternidad: Madre de Jesús y nuestra. Es la figura y tipo de la Iglesia misionera y madre. Sólo la cruz (de beber la misma copa de Cristo) es fecunda. Mes misionero extraordinario: www.october2019.va

Anuncios

Miércoles semana 28ª Tiempo Ordinario (16 octubre 2019)

De Corazón a corazón: Rom 2,1-11 ("La bondad de Dios te impulsa a la conversión"); Lc 11,42-46 ("Dejáis a un lado la justicia y el amor de Dios")

(Contemplación, vivencia, misión: Cuando se ha experimentado la benignidad del Señor, no caben las actitudes hipócritas. Es él quien asume nuestra vida para impregnarla de la suya, que es amor. Esta maravilla de cada ser humano está por encima de todos nuestros adornos y pegotes que no sirven para nada, sino para perder el tiempo y originar problemas artificiales. “La Virgen, que desata los nudos de la vida, nos libre de la pretensión de creernos justos y nos haga sentir la necesidad de acudir al Señor que nos espera siempre para abrazarnos, para perdonarnos” (Papa Francisco, Ángelus, 15 septiembre 2019)

*Somos Iglesia misionera y madre como María: El Rosario “concentra en sí la profundidad de todo el mensaje evangélico, del cual es como un compendio. En él resuena la oración de María, su perenne Magníficat " (San Juan Pablo II, RVM n.1)

Vocabulario misionero: https://compartirencristo.wordpress.com/mision/vocabulario-mision/

Santa Teresa de Jesús (martes 15 octubre 2019)

De Corazón a corazón: Sir 15,1-6 (“El que abraza la ley alcanza la sabiduría; como madre le saldrá al encuentro”); Mt 11,25-30 ("Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños"); o también Lc 6,43-45(“Cada árbol se reconoce por su fruto”)

Contemplación, vivencia, misión: La “sabiduría” está íntimamente relacionada con la humildad y el amor. Somos buscadores de la Verdad, que “ya” habita en nuestro corazón, pero que “todavía no” es visión y encuentro definitivo. A Dios Amor, revelado por Cristo, y al mismo Cristo, sólo se le encuentra y se le conoce amando: “Tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos que nos ama” (Vida, 8,5). Quien dice confiadamente al Señor “vuestra soy, para Vos nací… yo toda me entregué y di”, puede decir también: “Sólo Dios basta” (Poesías). Entonces, “con tan buen amigo presente, todo se puede sufrir… es amigo verdadero " (Vida, 22,6).

*Somos Iglesia misionera y madre como María: "Muchas veces, yendo perdida del todo, por sus ruegos (de María) me tornaba Dios a dar salud" (Relaciones, 30). "Gran cosa es lo que agrada a nuestro Señor cualquier servicio que se haga a su Madre" (Fundaciones, 10,5). Con ella se aprende que también “entre los pucheros anda el Señor”(Fundaciones, cap.5). Frases marianas en Santa Teresa: https://compartirencristo.files.wordpress.com/2019/08/teresa-avila-maria.doc

Lunes semana 28ª Tiempo Ordinario (14 octubre 2019)

De Corazón a corazón: Rom 1,1-7 ("Pablo, siervo de Cristo Jesús, apóstol por vocación, escogido para el Evangelio de Dios": Cristo resucitado); Lc 11,29-32 ("A esta generación no se le dará otro señal que la señal de Jonás")

Contemplación, vivencia, misión: Jesús resucitado, presente en la historia, es la prenda y señal de que todo lleva su sello de cambio radical hacia el amor. A Pablo le tocó en suerte anunciar este misterio (el "Evangelio") a todas las gentes, compartiendo la misma suerte del Señor, crucificado y resucitado. Rebajar el precio al misterio de Cristo, supondría destruir o banalizar el misterio del hombre. Sin Cristo resucitado, que nos habla de Dios amor, no hay futuro.

*Somos Iglesia misionera y madre como María: Ella es "la gran señal" (Apoc 12,1), como transparencia y portadora de Cristo, figura de la Iglesia "sacramento universal de salvación".

Audiovisual: La vida es misión, 2ª parte: https://youtu.be/BbtlWJNIFUY

Domingo 28º Tiempo Ordinario (13 octubre 2019)

De Corazón a corazón: 2Re 5,14-17 (“Naamán – leproso – en las aguas del Jordán… quedó limpio”); 2Tm 2,8-13 (“Si hemos muerto con Él, viviremos con Él”); Lc 17,11-19 (“Diez leprosos… «Ten compasión de nosotros»”)

Contemplación, vivencia, misión: La cercanía de Jesús ilumina, purifica, sana, transforma. Si se lee o escucha el evangelio con el corazón abierto, se encuentra a “alguien” que comparte nuestros avatares. Pero el encuentro se realiza en la autenticidad de reconocer la propia realidad (aunque fuera la “lepra”), ante la mirada amorosa del Señor. El “bautismo” nos “injertó” (nos “sumergió”) en la misma vida, muerte y resurrección de Cristo. Ya nunca más vivimos solos. Y este don se demuestra auténtico cuando se desea compartirlo con los demás.

*Somos Iglesia misionera y madre como María: Si está Ella, está el Señor. “Así como María fue a la casa de Isabel, como Iglesia tenemos que aprender el camino frente a nuevas problemáticas, buscando no quedar paralizados por una lógica que enfrenta, divide, condena” (Papa Francisco, Maputo, 5 septiembre 2019).

Vocabulario misionero: https://compartirencristo.wordpress.com/mision/vocabulario-mision/

Sábado semana 27ª Tiempo Ordinario (12 octubre Virgen del Pilar)

De Corazón a corazón: Jl 4,12-21 ("Me sentaré para juzgar a todas las naciones… Sabréis entonces que yo soy vuestro Dios"); Lc 11,27-28 ("Dichosos más bien los que oyen la palabra de Dios y la guardan")

Contemplación, vivencia, misión: Tres veces se llama a María “bienaventurada”: en el saludo de Isabel (“bienaventurada tú que has creído”), el canto del Magníficat (“me llamarán bienaventurada”), la mujer del pueblo (“bienaventurada tu madre”). Jesús indica el por qué: “quien escucha la Palabra de Dios y la cumple”. Así fue su Madre y nuestra, recibiendo la Palabra antes en su corazón que en su seno. Dios Amor nos juzgará según nuestra fidelidad a su palabra de amor. En María encontramos un “Pilar” donde se apoya nuestra fe, esperanza y caridad, que es vida en Cristo.

*Somos Iglesia misionera y madre como María: "María es dichosa porque tiene fe, porque ha creído, y en esta fe ha acogido en el propio seno al Verbo de Dios para entregarlo al mundo. La alegría que recibe de la Palabra se puede extender ahora a todos los que, en la fe, se dejan transformar por la Palabra de Dios" (Benedicto XVI, VDo 124)

Mes misionero extraordinario: www.october2019.va

Viernes semana 27ª Tiempo Ordinario (11 octubre 2019)

De Corazón a corazón: Jl 1,13-2,2 ("Llega el día del Señor, porque está cerca"); Lc 11,15-26 ("El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama")

Contemplación, vivencia, misión: Siempre hay malentendidos y críticas, frecuentemente originadas en la envidia y autosuficiencia, si no ya en el fanatismo religioso que quiere hacer de Dios una cosa útil. Hay que abrir los ojos e intuir que todo corazón que busca la verdad, el bien y la belleza, está buscando a Jesús. La “conversión”, como apertura al Amor, hay que vivirla personalmente, para poderla predicar a todos, creyentes y no creyentes. Nadie está plenamenet abierto al Amor. “Nadie más pequeño que un sacerdote dejado a sus propias fuerzas; por eso nuestra oración protectora contra toda insidia del Maligno es la oración de nuestra Madre: soy sacerdote porque Él miró con bondad mi pequeñez (cfr. Lc 1,48)” (Papa Francisco, Maputo, 5 septiembre 2019).

*Somos Iglesia misionera y madre como María: Con el Rosario, el corazón se abre al amor: “Con él, el pueblo cristiano aprende de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor" (Juan Pablo II, RVM 1)

Mes misionero extraordinario: www.october2019.va