Archivo de la categoría: Vocaciones

Proceso de discernimiento, formación, fidelidad, perseverancia, entrega

VOCACIÓN: UN PROYECTO DE DIOS AMOR PARA CADA PERSONA

Un camino histórico donde Cristo se nos hace presente:

“Se ha cumplido el tiempo” (Mc 1,15) – Jesús enviado en “la plenitud del tiempo” (Gal 4,4) – “Camino, verdad y vida” (Jn 14,4) – “Jesucristo es el mismo , ayer, hoy y siempre” (Heb 13,8) -” Elegidos en Él antes de la creación” (Ef 1,4) – “Todo se mantiene en Él”(Col 1,17)

Discernir y seguir la vocación para caminar con Cristo:

Un encuentro personal, responsable, comunitario: Jn 1,35 y ss; Mc 3,14

Me ama dándose Él, quiero amarlo del todo y hacerlo amar de todos

Un proyecto de vida en el camino de la Iglesia y del mundo

Vivir en armonía histórica: pasado, presente, futuro

Compartir el mismo proyecto del Cristo:

Cristo desde nuestro corazón mira al Padre con el amor del Espíritu: Lc10,21; Jn 17

Con nosotros mira el mundo dándose Él mismo: “Venid a mí todos” (Mt 11,28) – “Compasión” esponsal (Mc 6,34) – “Pan de vida para la vida del mundo” (Jn 6,51)

Mira y ama a su Iglesia: “Mi Iglesia” (Mt 16,18) – “Amó la Iglesia” (Ef 5,25) – “Mis hermanos” (Mt 12,48; Jn 20,17)

Con Él y mirando como Él, construimos una historia auténtica:

Mirando el pasado en el luz de la fe (pensar como Cristo): “Nueva alianza” (Lc 22,20)

Viviendo el presente con su amor: mandamiento del amor y bienaventuranzas

Caminando hacia el futuro con la joya misionera de la esperanza: “Id … yo estoy con vosotros” (Mt 28,19-20) – “Hasta que Él venga” (1Cor 11,26)

La historia se construye amando: “canta y camina … todo es gracia” (S. Agustín).

Discernimiento y decisión en comunión eclesial:

“A quién iremos?, tú tienes palabras de vida eterna” (Jn 6,68) – “Nosotros lo hemos dejado tono y te hemos seguido” (Mt 19,27; cfr. Lc 5,11) – “Podemos” (beber tu copa, compartir tu vida) (Mc 10,39)

La comunidad eclesial (familia de Jesús) camina actualizando el “Magníficat” y el “sí” de la Madre de Jesús: Lc 1,46-55 con Hech 1,14: sintonía de humildad, alegría, agradecimiento, alabanza, misericordia (la clave de la vocación y de la historia personal y comunitaria)

Anuncios

DISCERNIMIENTO VOCACIONAL DE LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

“Lo que quiero ofrecer va más bien en la línea de un discernimiento evangélico. Es la mirada del discípulo misionero, que se alimenta a la luz y con la fuerza del Espíritu Santo” (Papa Francisco, Evangelii Gaudium, n.50)

Itinerario de amor para responder a Dios Amor

“Discernimiento de espíritus” (1Cor 12,10).

“Cuantos son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios” (Rom 8,14).

“Distinguir entre el Espíritu de la verdad y el espíritu del error” (1Jn 4,6). “Examinad si los espíritus vienen de Dios” (1Jn 4,1). Búsqueda de la autenticidad cristiana, para acertar en “la voluntad de Dios” (Rom 12,2). La lógica del Espíritu no siempre sigue las reglas normales del pensar y del actuar humano. “Oiga la Iglesia qué dice el Espíritu” (Apo 2-3, siete veces)

A la luz del Evangelio, Palabra viva y actual de Dios:

Abrir el corazón a la Palabra, como la Madre de Jesús (cfr. Lc 2,19.51; 8,21)

La “Palabra” hecha carne (Jesús): Encarnación y Redención. Riesgo de confundir las luces y mociones del Espíritu Santo con las preferencias personalistas o particularistas (de grupo)

El Espíritu Santo guía a la humildad, vida escondida, “desierto” (Lc 4,1), servicio, caridad (cfr. Lc 4,18), esperanza, paz, “gozo” verdadero (Lc 10,21)

El espíritu malo se “esconde” con apariencias de verdad y de bien: soberbia, vanidad, autosuficiencia, sentido de superioridad, falta de caridad, odio, desprecio, apego a los bienes de la tierra (riquezas, honores, cargos, ideas, proyectos), envidia, afectos desordenados, utilización del prójimo para el propio provecho o gusto, desánimo, tristeza, confusión…

El espíritu natural se muestra en: ansia exagerada de poseer, dominar, disfrutar, desánimo en  las debilidades, valoración excesiva del éxito y de la eficacia, entusiasmo superficial, sobre valorar lo que está de moda, instar al fruto inmediato, agresividad fuera de tono, etc. El Espíritu Santo puede purificar estas tendencias reorientándolas hacia la humildad, la confianza y la entrega.

Necesidad del discernimiento

A nivel más personal: itinerario de la vocación, oración, santidad, luces y mociones, cambio de situación…

A nivel comunitario: Cooperación y servicio, vida fraterna, simpatías y antipatías, diálogo, compartir…

Discernimiento comunitario: Oración compartida, diálogo sincero y respetuoso, atención respetuosa y fiel hacia el carisma de la Institución, programación en común.

“El Espíritu Santo hace discernir los signos de los tiempos – signos de Dios – que la evangelización descubre y valoriza en el interior de la historia” (EN 75).

Medios de discernimiento:

Oración, sacrificio, humildad, caridad, confianza, búsqueda humilde y confiada

Desde el corazón en paz… (libertad interior, sin condicionamientos ni preferencias)

Consulta, lectura y estudio. Actitud habitual de fidelidad al Espíritu Santo. “La entrega sincera de sí mismo a los demás” (GS 24), buscando siempre que todos se sientan amados por Jesús y potenciados para amarle y hacerle amar.

VOCACIÓN, ÍNTIMA AMISTAD CON CRISTO

La vocación, amistad con Cristo

“Hemos visto su gloria” (Jn 1,14). “Hemos conocido el amor” (1Jn 4,16). “Lo que hemos visto y oído… el Verbo de la vida” (1Jn 1,1ss). “Estuvieron con Él (Jn 1,39;cfr. Jn 1.35-51). “Llamó a los que quiso… para que estuvieran con él” (Mc 3,13-14); “habéis estado conmigo desde el principio” (Jn 15,27).

Su declaración de amistad, el amor más hermoso:

Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, ofrece su amistad, como declaración de amor, participación en su misma vida y entrega de su vida por sus amigos como señal del amor más hermoso (Jn 15,4-17).  “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando” (Jn 15,13-14). “Nada hay más hermoso que haber sido alcanzados, sorprendidos, por el Evangelio, por Cristo. Nada más bello que conocerle y comunicar a los otros la amistad con él… Verdaderamente, nada hay más hermoso que encontrar a Cristo y comunicarlo a los demás” (Sacramentum Caritatis, n.84).

Nada y nadie puede ocupar su puesto en nuestro corazón:

“Señor, ¿donde quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna” (Jn 6,68). “Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor” (Jn 15,9). “Que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, para que, arraigados y cimentados en el amor, podáis comprender con todos los santos cuál es la anchura y la longitud, la altura y la profundidad, y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que os vayáis llenando hasta la total Plenitud de Dios” (Ef 3,17-20).

Una vida toda para Él:

“Los dos discípulos le oyeron hablar así y siguieron a Jesús. Jesús se volvió, y al ver que le seguían les dice: «¿Qué buscáis?» Ellos le respondieron: «Rabbí ‑ que quiere decir,  “Maestro” ‑ ¿dónde vives?». Les respondió: «Venid y lo veréis.» Fueron, pues, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día. Era más o menos la hora décima” (Jn 1,38-39). A los santos se les ha llamado “amigos de Dios” (cfr. Sal 31,24; 37,28; 89,20).

En las dificultades:

“Soy yo, no temáis” (Jn 6,20). “Precisamente porque es « enviado », el misionero experimenta la presencia consoladora de Cristo, que lo acompaña en todo momento de su vida. « No tengas miedo … porque yo estoy contigo » (Hech 18, 9-10). Cristo lo espera en el corazón de cada hombre” (RMi 88). “Con tan buen amigo presente, todo se puede sufrir” (Sta Teresa de Ávila). Amigo de todas las horas, especialmente de las que parecen más oscuras y sin sentido.

Actitudes de amistad con Él:

No dudar de su amor. No abandona. No sentirse nunca solo. No anteponer nada a su amor. La oración como “tratar de amistad… estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos que nos ama” (Sta Teresa de Ávila). Amar a todos con su mismo amor: “como yo os he amado” (Jn 13,34). Hacer todo “por Él, con Él, en Él”. Una vida gastada para hacerle conocer y amar: “El Espíritu Santo dará testimonio de mi, vosotros daréis testimonio porque habéis estado conmigo desde el principio” (Jn 15,26-27). Intimidad en dimensión mariana, su Madre es nuestra Madre: “he aquí a tu hijo”(Jn 19,26); había escuchado: “y estoy en ellos” (Jn 17,26)

(Cfr. Encuentro con Cristo, Madrid, Edibesa, 2012)