Archivo de la categoría: Vocaciones

Proceso de discernimiento, formación, fidelidad, perseverancia, entrega

LA VIRGEN DE NUESTRO “SÍ”, Papa Francisco, Panamá JMJ enero 2019

(Discurso a los jóvenes, 24 enero 2019) … María se animó a decir “sí”. Se animó a darle vida al sueño de Dios… ¿Nos animamos a decirle al ángel, como María: he aquí los siervos del Señor, hágase? No contesten acá, cada uno conteste en su corazón. Hay preguntas que solo se contestan en silencio.

(Vía Crucis con los jóvenes, 25 de enero de 2019) Hay una certeza que llena de esperanza este Camino de la Cruz: Jesús lo recorrió con amor. Y también lo vivió la Virgen Gloriosa, la que desde el comienzo de la Iglesia ha querido sostener con su ternura el camino de la evangelización…

¿Nos animamos a permanecer al pie de la cruz como María? Contemplamos a María, mujer fuerte. De ella queremos aprender a estar de pie al lado de la cruz. Con su misma decisión y valentía, sin evasiones ni espejismos. Ella supo acompañar el dolor de su Hijo, tu Hijo, Padre, sostenerlo en la mirada, cobijarlo con el corazón. Dolor que sufrió, pero no la resignó. Fue la mujer fuerte del “sí”, que sostiene y acompaña, cobija y abraza. Ella es la gran custodia de la esperanza.

De María aprendemos a decir “sí” al aguante recio y constante de tantas madres, padres, abuelos que no dejan de sostener y acompañar a sus hijos y nietos cuando “están en la mala”.

De ella aprendemos a decir “sí” a la testaruda paciencia y creatividad de aquellos que no se achican y vuelven a comenzar en situaciones que parecen que todo está perdido, buscando crear espacios, hogares, centros de atención que sean mano tendida en la dificultad.

En María aprendemos la fortaleza para decir “sí” a quienes no se han callado y no se callan ante una cultura del maltrato y del abuso, del desprestigio y la agresión y trabajan para brindar oportunidades y condiciones de seguridad y protección. En María aprendemos a recibir y hospedar a todos aquellos que han sufrido el abandono, que han tenido que dejar o perder su tierra, sus raíces, sus familias, su trabajo.

Padre, como María queremos ser Iglesia, la Iglesia que propicie una cultura que sepa acoger, proteger, promover e integrar; que no estigmatice y menos generalice en la más absurda e irresponsable condena de identificar a todo emigrante como portador del mal social.

De ella queremos aprender a estar de pie al lado de la cruz, pero no con un corazón blindado y cerrado, sino con un corazón que sepa acompañar, que conozca de ternura y devoción; que entienda de piedad al tratar con reverencia, delicadeza y comprensión. Queremos ser una Iglesia de la memoria que respete y valorice a los ancianos y reivindique el lugar que tienen como custodios de nuestras raíces.

Padre, como María queremos aprender a estar. Enséñanos Señor a estar al pie de la cruz, al pie de las cruces; despierta esta noche nuestros ojos, nuestro corazón; rescátanos de la parálisis y de la confusión, del miedo y de la desesperación. Padre, enséñanos a decir: Aquí estoy junto a tu Hijo, junto a María y junto a tantos discípulos amados que quieren hospedar tu Reino en el corazón. Amén. Y después de haber vivido la Pasión del Señor junto a María al pie de la cruz, nos vamos con el corazón silencioso y en paz, alegre y con muchas ganas de seguir a Jesús. que Jesús los acompañe y que la Virgen los cuide.

(Vigilia con los jóvenes, 26 enero 2019) … Él siempre nos primerea, es primero. Y así sorprendió a María y la invitó a formar parte de esta historia de amor. Sin lugar a dudas la joven de Nazaret no salía en las “redes sociales” de la época, ella no era una “influencer”, pero sin quererlo ni buscarlo se volvió la mujer que más influenció en la historia. Y le podemos decir con confianza de hijos: María, la “influencer” de Dios. Con pocas palabras se animó a decir “sí” y a confiar en el amor, a confiar en las promesas de Dios, que es la única fuerza capaz de renovar, de hacer nuevas todas las cosas…

Siempre llama la atención la fuerza del “sí” de María, Joven. La fuerza de ese «hágase» que le dijo al ángel. Fue una cosa distinta a una aceptación pasiva o resignada. Fue algo distinto a un “sí” como diciendo: bueno, vamos a probar a ver qué pasa. María no conocía esa expresión: vamos a ver qué pasa. Era decidida, supo de qué se trataba y dijo “sí”, sin vueltas. Fue algo más, fue algo distinto. Fue el “sí” de quien quiere comprometerse y el que quiere arriesgar, de quien quiere apostarlo todo, sin más seguridad que la certeza de saber que era portadora de una promesa…

María tendría, sin dudas, una misión difícil, pero las dificultades no eran una razón para decir “no”. Seguro que tendría complicaciones, pero no serían las mismas complicaciones que se producen cuando la cobardía nos paraliza por no tener todo claro o asegurado de antemano. ¡María no compró un seguro de vida! ¡María se jugó y por eso es fuerte, por eso es una influencer, es la influencer de Dios! El “sí” y las ganas de servir fueron más fuertes que las dudas y las dificultades.

Esta tarde también escuchamos cómo el “sí” de María hace eco y se multiplica de generación en generación. Muchos jóvenes a ejemplo de María arriesgan y apuestan, guiados por una promesa…

… frente a todos los anuncios y dificultades que aparecían, tomaron una decisión y dijeron como María «hágase», decidieron amarla … Decir “sí” como María a esta historia de amor es decir “sí” a ser instrumentos para construir, en nuestros barrios, comunidades eclesiales capaces de callejear la ciudad, abrazar y tejer nuevas relaciones.

… Ustedes fueron creados para algo más. María lo comprendió y dijo: ¡Hágase! A ustedes jóvenes le pregunto: ¿Quieren ser “influencer” al estilo de María? [¡Si!”] Ella se animó a decir «hágase».

… Amigos: Les pido también que en ese cara a cara con Jesús sean buenos, y le pidan por mí para que yo tampoco tenga miedo de abrazar la vida, para que sea capaz de cuidar las raíces y diga como María: ¡Hágase según tu palabra!

(Homilía Misa de Clausura, 27 enero 2019): Todos estos días de forma especial ha susurrado como música de fondo el “hágase” de María. Ella no solo creyó en Dios y en sus promesas como algo posible, le creyó a Dios y se animó a decir “sí” para participar en este ahora del Señor. Sintió que tenía una misión, se enamoró y eso lo decidió todo… Que vuestro “sí” siga siendo la puerta de ingreso para que el Espíritu Santo nos regale un nuevo Pentecostés a la Iglesia y al mundo. (Saludo al final de la Misa): … Con María sigan diciendo “sí” al sueño que Dios sembró en ustedes.

 

Anuncios

Domingo cuarto de Pascua, Año B  (22 abril, Jornada Vocaciones)

De Corazón a corazón: Hech 4,8-12 (“No hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos”); 1Jn 3,1-2 (“Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, porque¡lo somos”); Jn 10,11-18 (“Yo soy el Buen Pastor… Tengo otras ovejas… Doy mi vida para volverla a tomar”):

Conemplación, vivencia, misión: Dios mismo se ha hecho pastor de su pueblo, hasta dar la vida por sus ovejas. Sólo él puede comunicar la salvación integral  y trascendente, haciéndonos hijos en el Hijo. Su donación sacrificial ha borrado nuestro pecado y nos ha hecho partícipes de su misma vida divina. Se necesitan “vocaciones” a modo de signos personales y “visibilidad” de esta realidad de gracia en un mundo que necesita ver “iconos”. Estamos llamados ser para los demás signo claro de este mismo amor. “El Señor sigue llamando hoy para que le sigan. No podemos esperar a ser perfectos para responder con nuestro generoso «aquí estoy», ni asustarnos de nuestros límites y de nuestros pecados, sino escuchar su voz con corazón abierto, discernir nuestra misión personal en la Iglesia y en el mundo, y vivirla en el hoy que Dios nos da” (Papa Francisco, Mensaje Vocaciones 2018)

* Como la Madre de Jesús, dejarse sorprender para hacer de la vida un “sí”: “María Santísima, la joven muchacha de periferia que escuchó, acogió y vivió la Palabra de Dios hecha carne, nos proteja y nos acompañe siempre en nuestro camino” (Idem).

ITINERARIO PERMANENTE DE DISCERNIMIENTO VOCACIONAL

Inntroducción: EJERCICIOS ESPIRITUALES, escuela de discernimiento en el Espíritu

Del “principio y fundamento”, a la contemplación del amor. Formación permanente para el discernimiento espiritual y pastoral. Compartir con los hermanos el camino del discernimiento (consejo espiritual y revisión de vida en grupo). Discernimiento: personal y comunitario, vocacional, espiritualidad y pastoral. Vivir de sorpresa en sorpresa guiados por el Espíritu de amor. “Pondus meum amor meus” (S. Agustín). El camino del “verdadero gozo pascual” (PO 11), “unidad de vida” y “caridad pastoral” (PO 14). Fuente de vocaciones y de perseverancia generosa.

1:Vocación: Dejarse sorprender continuamente por el proyecto de Dios Amor

Efesios 1: elegidos en Cristo, hijos en el Hijo, ser su “destello” (“gloria”), por su “sangre”, con el “sello” del Espíritu … Colosenses 1: Elegidos en Cristo; Él es el centro de la creación y de la historia. 1Jn 1-4: “Nos ha amado primero”, “para que vivimos por él”, “hemos conocido el amor”, “Dios es Amor” … Jn 1 (prólogo): Se ha insertado “esponsalmente” en nuestra historia para hacernos partícipes de su filiación. Experiencia cristiana de Dios: “Evangelizadores que hablen de un Dios a quien ellos conocen y tratan familiarmente, como si estuvieran viendo al Invisible” (EN 76). Discernimiento vocacional permanente: vivencia, servicio pastoral, ayuda mutua. Ser reflejo del misterio de Cristo, “hijos en el Hijo” (GS 22). “El gozo sobre todo gozo” (San Manuel González), “conservemos la dulce y confortadora alegría de evangelizar” (EN 81).

2:La propia realidad humana en su integridad  asumida por Dios en Cristo

Lc 15: “mi oveja”, “mi hijo”, los “amores” de Cristo (Padre y hermanos). Miseria y misericordia. Pablo, Agustín, San Beda (“miserando atque eligendo”). “Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores; y el  primero de ellos soy yo” (1Tim 1,15). Encarnación redentora: “Tratado del amor de Dios” (Juan de Ávila). Me ama tal como él es y tal como soy. Vida espiritual y servicio pastoral. Discernimiento vocacional permanente: itinerario de humildad y caridad

3:La llamada al “seguimiento” de Cristo para compartir su misma vida

Vocación y espiritualidad cristiana: bienaventuranzas (Mt 5) y mandato del amor (Jn 13). Actitud relacional con Dios y con los hermanos: oración (“Padre nuestro”) y fraternidad (Jesús “en medio”: Mt 18,20). Se ora en el grado en que se ama a Dios y a los hermanos. “No anteponer nada al amor de Cristo” (S. Cipriano). Vocación cristiana a la santidad, como “perfección de la caridad” (LG 40). Discernimiento cristiano: criterios, valores y actitudes de Cristo

4:La “vida apostólica” de los Doce como punto de referencia del carisma

Mc 3,13-14; Mt 19,27; Jn 15,26-27; Hech 2,44; 3, 6; 4,32. Vocación, espiritualidad y ministerio sacerdotal. Participación y prolongación: consagración, misión y estilo de vida de Cristo. Signo personal y sacramental del Buen Pastor. Caridad pastoral: ser signo de cómo ama Él (la comunidad necesita este signo). Discernimiento “sacerdotal” sobre la “unidad de vida” y “gozo pascual”

5:De corazón a corazón, sintonía, imitación, vivencia, compromiso

Invitación a vivir de los amores de Cristo (cfr. Fil 2,5). Jn 13-16 (declaración de amor, amistad). Jn 17 (oración sacerdotal, los amores de Cristo). “Lo que hemos visto y oído” (1Jn 1, 1); “hemos conocido el amor” (1Jn 3,16). Discernimiento vocacional permanente en la “fraternidad sacramental” del Presbiterio. Compartir con los hermanos la amistad con Cristo.

6: Eucaristía, memorial del Misterio Pascual

Lc 2,18-20; Jn 6,51-57; Cor 11, 23-26. Cuerpo entregado, sangre derramada: así ama Él. Su “memorial”: actualiza su presencia, sacrificio (donación) y comunicación. Discernimiento vocacional permanente: construir personas y comunidades como “pan partido”.

7: La experiencia de encuentro con Cristo en la pasión y Resucitado

Pedro (Lc 22,61-62, con Jn 21,15ss); Juan (Jn 19,27-37, con 20,8). Momentos de su pasión, sepultura y de sus apariciones como Resucitado (cfr. Lc 24; Jn 20-21).  “Me amó y se entregó por mí” (Gal 2,20). “Así Dios ha amado el mundo” (Jn 3,16). Del encuentro, a la misión: “Ve a mis hermanos” (Jn 20,17). Muestra sus llagas, ya resucitado (Lc 24,39; Jn 21,20).  “Id … estaré con vosotros” (Mt 28,19.20). Discernimiento vocacional permanente: del encuentro a la misión

8: En la Iglesia, misterio de comunión misionera y de maternidad

Iglesia misterio de comunión y misión, “complemento” de Cristo (Efes 1,23). “Mi Iglesia” (Mt 16,18). “Amó a la Iglesia” (Efes 5,25). “La plenitud de los tiempos” (Gal 4,4-7.19.26). Cristo, María, Iglesia. María, Madre de Cristo Sacerdote, Madre de la Iglesia. Discernimiento vocacional permanente: actitud eclesial y sacerdotal mariana (fecundidad materna)

EUCARISTÍA, CORAZÓN DE LA IGLESIA (Esquema IIº)

 (Siglas de documentos) EdE: “Ecclesia de Eucharistia” (Juan Pablo II); MND: “Mane nobiscum, Domine” (ídem); VC: “Vita Consecrata” (ídem); SCa: “Sacramentum Caritatis” (Benedicto XVI); EG:  “Evangelii Gaudium” (Papa Francisco); LS: “Laudato sì” (ídem). Del concilio Vaticano II: LG (“Lumen Gentium”), SC (“Sacrosantum Concilium”), PO (“Presbyterorum Ordinis”), etc.

6.En la Iglesia, comunión misionera (Hech 2,42; 4,32): “La Iglesia vive de la Eucaristía… «fuente y cima de toda la vida cristiana» (LG 11)… La Eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, el mismo Cristo” (EdE 1). “La Eucaristía, construyendo la Iglesia, crea precisamente por ello comunidad entre los hombres” (EdE 24). “La Iglesia expresa realmente lo que es… sacramento universal de salvación y comunión” (EdE 61). “La Eucaristía es fuente de unidad eclesial y, a la vez, su máxima expresión” (MND 21). “La comunión tiene siempre y de modo inseparable una connotación vertical y una horizontal: comunión con Dios y comunión con los hermanos y hermanas” (SCa 76). “La Eucaristía aparece como fuente y cima de toda evangelización” (PO 5).

7.Espiritualidad cristiana misionera (Mt 26,28; Jn 6,51): “La Iglesia se expresa como sacramento universal de salvación” (EdE 61). “Cristo… centro de la historia de la humanidad… gozo de todos los corazones” (MND 6; GS 45). “Verdaderamente, nada hay más hermoso que encontrar a Cristo y comunicarlo a los demás… No podemos acercarnos a la Mesa eucarística sin dejarnos llevar por ese movimiento de la misión que, partiendo del corazón mismo de Dios, tiende a llegar a todos los hombres. Así pues, el impulso misionero es parte constitutiva de la forma eucarística de la vida cristiana” (SCa 84). “En la Sagrada Eucaristía se contiene todo el bien espiritual de la Iglesia… los fieles, marcados ya por el sagrado Bautismo y la Confirmación, se injertan cumplidamente en el Cuerpo de Cristo por la recepción de la Eucaristía” (PO 5).

8.Espiritualidad sacerdotal misionera (Lc 22,19; 1Cor 11,25):  “El sacerdote pone su boca y su voz a disposición de Aquél que las pronunció en el Cenáculo” (EdE 5). “In persona, es decir, en la identificación específica, sacramental con el sumo y eterno Sacerdote” (EdE 29). “Centro y cumbre de la vida sacerdotal… Cada jornada será así verdaderamente eucarística… puesto central en la pastoral de las vocaciones sacerdotales” (EdE 31). “Vosotros, sacerdotes… dejaos interpelar por la gracia… con la alegría y el fervor de la primera vez, y haciendo oración frecuentemente ante el sagrario” (MND 30). “Experimentar la delicia, no solo de participar cada día en la santa Misa, sino también de dialogar reposadamente con Jesús Eucaristía” (MND 30). “Antes que nada, el sacerdote es servidor y tiene que esforzarse continuamente en ser signo que, como dócil instrumento en sus manos, se refiere a Cristo… profundizar siempre en la conciencia del propio ministerio eucarístico como un humilde servicio a Cristo y a su Iglesia” (SCa 23).

9.Espiritualidad misionera de la vida consagrada (Alianza: Lc 22,20): “Consagrados y consagradas… Jesús en el Sagrario espera teneros a su lado para rociar vuestros corazones con esa íntima experiencia de su amistad, la única que puede dar sentido y plenitud a vuestra vida” (MND 30).  “El testimonio profético de las consagradas y de los consagrados, que encuentran en la Celebración eucarística y en la adoración la fuerza para el seguimiento radical de Cristo obediente, pobre y casto” (SCa 81). “El amor recíproco de cuantos forman la comunidad, un amor alimentado por la Palabra y la Eucaristía” (VC 42). “La Eucaristía … corazón de la vida eclesial y también de la vida consagrada… Por su naturaleza la Eucaristía ocupa el centro de la vida consagrada, personal y comunitaria… La asidua y prolongada adoración de la Eucaristía … En la celebración del misterio del Cuerpo y Sangre del Señor se afianza e incrementa la unidad y la caridad de quienes han consagrado su existencia a Dios” (VC 95).

 

EUCARISTIA, SANTIDAD Y MISION (Esquema Iº)

(Siglas de documentos) EdE: “Ecclesia de Eucharistia” (Juan Pablo II); MND: “Mane nobiscum, Domine” (ídem); VC: “Vita Consecrata” (ídem); SCa: “Sacramentum Caritatis” (Benedicto XVI); EG:  “Evangelii Gaudium” (Papa Francisco); LS: “Laudato sì” (ídem). Del concilio Vaticano II: LG (“Lumen Gentium”), SC (“Sacrosantum Concilium”), PO (“Presbyterorum Ordinis”), etc.

1.Presencia pide presencia (Mt 26,27; cfr. 28,20: “Renovada necesidad de estar largos ratos en conversación espiritual, en adoración silenciosa, en actitud de amor” (EdE 25).“Almas enamoradas de El… escuchando su voz y sintiendo los latidos de su corazón” (MND 18). “La adoración fuera de la santa Misa prolonga e intensifica lo acontecido en la misma celebración litúrgica” (SCa 66). “De la Eucaristía, mana hacia nosotros la gracia como de su fuente y se obtiene con la máxima eficacia aquella santificación de los hombres en Cristo y aquella glorificación de Dios, a la cual­ las demás obras de la Iglesia tienden como a su fin” (SC 10). “La Iglesia necesita imperiosamente el pulmón de la oración, y me alegra enormemente que se multipliquen en todas las instituciones eclesiales los grupos de oración, de intercesión, de lectura orante de la Palabra, las adoraciones perpetuas de la Eucaristía.” (EG 262).

2.Sacrificio pide donación, oblación: (Lc 22,19-20; imitación): «El Señor Jesús, la noche en que fue entregado» (1 Cor 11, 23), instituyó el Sacrificio eucarístico de su cuerpo y de su sangre… Es el sacrificio de la Cruz que se perpetúa por los siglos” (EdE 11). “El sacrificio de conformarnos a Cristo” (EdE 57). “La Eucaristía nos adentra en el acto oblativo de Jesús… nos implicamos en la dinámica de su entrega” (SCa 11; cita DCe 13). “El divino sacrificio de la Eucaristía contribuye en sumo grado a que los fieles expresen en su vida, y manifiesten a los demás, el misterio de Cristo y la naturaleza auténtica de la verdadera Iglesia” (SC 2)

3.Comunión pide vida en Cristo, ser pan partido (Jn 6,57): “Comunión con Dios Padre, mediante la identificación con el Hijo Unigénito, por obra del Espíritu Santo” (EdE 34). “Vivir en él (en Cristo) la vida trinitaria” (EdE 60). “Iglesia… comunión” (EdE 61). “En la escuela de los santos” (EdE 62) “Formamos una realidad fundada ontológicamente en el Bautismo y alimentada por la Eucaristía” (SCa 76). “En la Eucaristía lo creado encuentra su mayor elevación. La gracia, que tiende a manifestarse de modo sensible, logra una expresión asombrosa cuando Dios mismo, hecho hombre, llega a hacerse comer por su criatura” (LS 236).

4.Esperanza, confianza y tensión escatológica (1Cor 11,26; Ap 22,20):  “El mundo retorna a Él, redimido por Cristo” (EdE 8). “Semilla de viva esperanza” (EdE 20). “La prenda del fin al que todo hombre aspira” (EdE 59). “Transformar con él (Cristo) la historia” (EdE 60). “La Eucaristía nos proyecta hacia el futuro de la última venida de Cristo… un dinamismo que abre al camino cristiano el paso a la esperanza” (MND 15). “La esperanza de la resurrección de la carne y la posibilidad de encontrar de nuevo, cara a cara, a quienes nos han precedido en el signo de la fe, se fortalece en nosotros mediante la celebración del Memorial de nuestra salvación” (SCa 32). “En la Eucaristía ya está realizada la plenitud, y es el centro vital del universo, el foco desbordante de amor y de vida inagotable. Unido al Hijo encarnado, presente en la Eucaristía, todo el cosmos da gracias a Dios. En efecto, la Eucaristía es de por sí un acto de amor cósmico: «¡Sí, cósmico! »” (LS 236). “En este día (el domingo) los fieles deben reunirse a fin de que, escuchando la palabra de Dios y partici­pando en la Eucaristía, recuerden la Pasión, la Resurrección y la gloria del Señor Jesús y den gracias a Dios, que los «hizo renacer a la viva esperanza por la Resurrección de Jesucristo de entre los muertos» (1Pe 1,3)” (SC 106).

5.Con María, Madre del “pan de vida” (Lc 1,31; Hech 1,14):  “En la escuela de María” (EdE 7 y cap.VI). “Mujer eucarística con toda su vida” (EdE 53). “Amén” (fiat de María). “Primer tabernáculo de la historia” (EdE 55). “Desde la perspectiva mariana” (MND 9). “Tomando a María como modelo… Ave verum corpus matum de Maria Virgine” (MND 31). “Cada vez que en la Liturgia eucarística nos acercamos al Cuerpo y Sangre de Cristo, nos dirigimos también a Ella que, adhiriéndose plenamente al sacrificio de Cristo, lo ha acogido para toda la Iglesia… Es el modelo de cómo cada uno de nosotros está llamado a recibir el don que Jesús hace de sí mismo en la Eucaristía” (SCa 33; cfr. LG 58). (Seguirá esquema II)

VOCACIÓN: UN PROYECTO DE DIOS AMOR PARA CADA PERSONA

Un camino histórico donde Cristo se nos hace presente:

“Se ha cumplido el tiempo” (Mc 1,15) – Jesús enviado en “la plenitud del tiempo” (Gal 4,4) – “Camino, verdad y vida” (Jn 14,4) – “Jesucristo es el mismo , ayer, hoy y siempre” (Heb 13,8) -” Elegidos en Él antes de la creación” (Ef 1,4) – “Todo se mantiene en Él”(Col 1,17)

Discernir y seguir la vocación para caminar con Cristo:

Un encuentro personal, responsable, comunitario: Jn 1,35 y ss; Mc 3,14

Me ama dándose Él, quiero amarlo del todo y hacerlo amar de todos

Un proyecto de vida en el camino de la Iglesia y del mundo

Vivir en armonía histórica: pasado, presente, futuro

Compartir el mismo proyecto del Cristo:

Cristo desde nuestro corazón mira al Padre con el amor del Espíritu: Lc10,21; Jn 17

Con nosotros mira el mundo dándose Él mismo: “Venid a mí todos” (Mt 11,28) – “Compasión” esponsal (Mc 6,34) – “Pan de vida para la vida del mundo” (Jn 6,51)

Mira y ama a su Iglesia: “Mi Iglesia” (Mt 16,18) – “Amó la Iglesia” (Ef 5,25) – “Mis hermanos” (Mt 12,48; Jn 20,17)

Con Él y mirando como Él, construimos una historia auténtica:

Mirando el pasado en el luz de la fe (pensar como Cristo): “Nueva alianza” (Lc 22,20)

Viviendo el presente con su amor: mandamiento del amor y bienaventuranzas

Caminando hacia el futuro con la joya misionera de la esperanza: “Id … yo estoy con vosotros” (Mt 28,19-20) – “Hasta que Él venga” (1Cor 11,26)

La historia se construye amando: “canta y camina … todo es gracia” (S. Agustín).

Discernimiento y decisión en comunión eclesial:

“A quién iremos?, tú tienes palabras de vida eterna” (Jn 6,68) – “Nosotros lo hemos dejado tono y te hemos seguido” (Mt 19,27; cfr. Lc 5,11) – “Podemos” (beber tu copa, compartir tu vida) (Mc 10,39)

La comunidad eclesial (familia de Jesús) camina actualizando el “Magníficat” y el “sí” de la Madre de Jesús: Lc 1,46-55 con Hech 1,14: sintonía de humildad, alegría, agradecimiento, alabanza, misericordia (la clave de la vocación y de la historia personal y comunitaria)

DISCERNIMIENTO VOCACIONAL DE LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

“Lo que quiero ofrecer va más bien en la línea de un discernimiento evangélico. Es la mirada del discípulo misionero, que se alimenta a la luz y con la fuerza del Espíritu Santo” (Papa Francisco, Evangelii Gaudium, n.50)

Itinerario de amor para responder a Dios Amor

“Discernimiento de espíritus” (1Cor 12,10).

“Cuantos son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios” (Rom 8,14).

“Distinguir entre el Espíritu de la verdad y el espíritu del error” (1Jn 4,6). “Examinad si los espíritus vienen de Dios” (1Jn 4,1). Búsqueda de la autenticidad cristiana, para acertar en “la voluntad de Dios” (Rom 12,2). La lógica del Espíritu no siempre sigue las reglas normales del pensar y del actuar humano. “Oiga la Iglesia qué dice el Espíritu” (Apo 2-3, siete veces)

A la luz del Evangelio, Palabra viva y actual de Dios:

Abrir el corazón a la Palabra, como la Madre de Jesús (cfr. Lc 2,19.51; 8,21)

La “Palabra” hecha carne (Jesús): Encarnación y Redención. Riesgo de confundir las luces y mociones del Espíritu Santo con las preferencias personalistas o particularistas (de grupo)

El Espíritu Santo guía a la humildad, vida escondida, “desierto” (Lc 4,1), servicio, caridad (cfr. Lc 4,18), esperanza, paz, “gozo” verdadero (Lc 10,21)

El espíritu malo se “esconde” con apariencias de verdad y de bien: soberbia, vanidad, autosuficiencia, sentido de superioridad, falta de caridad, odio, desprecio, apego a los bienes de la tierra (riquezas, honores, cargos, ideas, proyectos), envidia, afectos desordenados, utilización del prójimo para el propio provecho o gusto, desánimo, tristeza, confusión…

El espíritu natural se muestra en: ansia exagerada de poseer, dominar, disfrutar, desánimo en  las debilidades, valoración excesiva del éxito y de la eficacia, entusiasmo superficial, sobre valorar lo que está de moda, instar al fruto inmediato, agresividad fuera de tono, etc. El Espíritu Santo puede purificar estas tendencias reorientándolas hacia la humildad, la confianza y la entrega.

Necesidad del discernimiento

A nivel más personal: itinerario de la vocación, oración, santidad, luces y mociones, cambio de situación…

A nivel comunitario: Cooperación y servicio, vida fraterna, simpatías y antipatías, diálogo, compartir…

Discernimiento comunitario: Oración compartida, diálogo sincero y respetuoso, atención respetuosa y fiel hacia el carisma de la Institución, programación en común.

“El Espíritu Santo hace discernir los signos de los tiempos – signos de Dios – que la evangelización descubre y valoriza en el interior de la historia” (EN 75).

Medios de discernimiento:

Oración, sacrificio, humildad, caridad, confianza, búsqueda humilde y confiada

Desde el corazón en paz… (libertad interior, sin condicionamientos ni preferencias)

Consulta, lectura y estudio. Actitud habitual de fidelidad al Espíritu Santo. “La entrega sincera de sí mismo a los demás” (GS 24), buscando siempre que todos se sientan amados por Jesús y potenciados para amarle y hacerle amar.