MARÍA, MADRE DE MISERICORDIA, en S. JUAN DE ÁVILA

(Selección) “Cuando nos dicen de la Virgen … que tiene puestos en nosotros sus ojos de misericordia, esto nos agrada y satisface más. ¿Quién será tan desagradecido que no os agradezca esto, y tan triste que no se alegre en veros misericordiosa?” (Sermón 58, n.1-2).

“Mas todo lo que en ella hay es blandura, no sólo para los justos que andan en lumbre, mas como luna perfecta y hermosa, llena de misericordia… y tan cercana para nuestro remedio, que [a] ninguna pura criatura en la tierra ni en el cielo tan presto le tocan nuestras miserias como a su virginal corazón, tan rico en misericordia, que la llama la Iglesia Madre de misericordia … y esta piadosa Señora está diputada por Dios para socorro de atribulados, y es universal limosnera de todas las misericordias que Dios hace a los hombres” (Sermón 60, Natividad de María, n.18).

“Ten, hermano, confianza en esta Virgen sagrada, que si tú quieres llamarla con ruegos, hacerla servicios, implorar su misericordia y oficio de interceder, sentirás que ni ella es sorda para oírte ni tus oraciones y servicios saldrán en balde” (Sermón 60, n.24).

“Señora, ponemos nuestras heridas para que las curéis, pues sois enfermera del hospital de la misericordia de Dios, donde los llagados se curan… creemos que os dotó Dios de tanta misericordia, que vuestra limpieza y pureza no se desdeña ni alanza de sí a los pecadores llagados, mas que cuanto es mayor su necesidad, tanto más vuestra misericordia os mueve a su remedio” (Sermón 60, n.32).

“Pues para tal día como este de la encarnación de Dios, tal mañana se requiere como la bienaventurada Virgen… ella es alba saludable; si día de misericordia, ella es madre de misericordia; si día de gracia, ella es madre de gracia” (Sermón 61 – natividad – , n.6).

“Es muy grande la misericordia de la Virgen, a muchos se extiende: para todos los que la llaman” (Sermón 62, n.48).

… “el día de la Purificación o Presentación; y compró un par de tórtolas o palominos como pobre, porque el oro que los reyes le habían dado ya lo había, como misericordiosa, expendido a pobres” (Sermón 64, n.4).

“Y aquel tiene a la Virgen, que tiene a su Hijo o lo quiere tener; el que está en gracia le tiene. Y quien gime sus pecados y los confiesa también le tendrá; que no sólo la Virgen es Madre de los justos, mas también abogada para alcanzar perdón al pecador” (Sermón 66, Visitación, n.17).

“Llama a San Juan: ­Di, hijo mío, ¿adónde están mis hijos? Vuestros hermanos, ¿dónde están? Los racimos de mi corazón, los pedazos de mis entrañas, ¿adónde están? … traédmelos, que yo les prometo perdón de mi Hijo … Calla, hermano, que perdonarte ha; ¿no conoces ya su misericordia? La Madre me ha prometido de alcanzar perdón… no hayas vergüenza” (Sermón 67, Soledad n.42-43).

“En sus entrañas tiene, aun estando en el cielo, entrañable compasión de nosotros … ¡Oh Virgen para siempre bendita! ¡Oh Madre de misericordia!” (Sermón 68, nn.18 y 20).

“Mas tengo hijos en el mundo, la salvación de los cuales deseo con muy amoroso y maternal corazón… no he perdido la compasión de ellos ni el deseo de su salvación que tenía en el mundo, antes se me ha acrecentado, porque el Señor me ha acrecentado la caridad” (Sermón 69, Asunción, n.39).

“De la Virgen se dice que estaba con Dios componiendo todas las cosas (Prov 8,30)… teniendo el sello de su misericordia abierto para recibir a todos… Mas no por eso en el día de su grande honra se olvida de los pobres hijuelos que son los cristianos, y desea que la llamásemos y pidiésemos misericordia y que supiésemos que tiene poder para nos la alcanzar de su Hijo bendito” (Sermón 71, Asunción, n.27).

“Corazón de madre tiene la Virgen contigo… las riquezas que ha enviado la Virgen a sus pobres hijos que en la tierra tenía, alcanzando a unos perdón de pecados por graves que fuesen, librando a otros de penosas y graves tentaciones, dando consuelo a los tristes, conforte a los de flaco corazón … Acuérdate de estas y otras muchas misericordias que ha hecho a los que de verdad la llaman” (Sermón 71, Asunción, n.29).

 

Los comentarios están cerrados.